Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 febrero 2009

Platicando con una compañera animalera, me hizo ver una vez más la realidad: la falta de respeto que hay hacia los seres vivos, especialmente a los animales.

Me dice que rescató una gatita momentos antes de ser quemada por un grupo de niños de la colonia San Ángel aquí en Hermosillo (si tuviera sus nombres y datos los pongo y mínimo vamos a visitarlos pero desconoce quienes eran), que llevaban gasolina y cerillos.

Me asusta que no se les educa, que no se les enseña, que no se les sensibiliza. Que desconocen lo que están haciendo, el sufrimiento que causan. Me asusta porque sus familiares desconocen el daño psicológico que le están haciendo al chamaco, me asusta en lo que se va a convertir cuando sea adulto.

Hay estudios que demuestran que quien ha tenido contacto con animales desde pequeño, es más sensible y respetuoso de los demás, también hay estudios que demuestran que quien de pequeño maltrató animales, es muy probable que actúe de manera violenta ya de adulto.

No entiendo cómo es que en las escuelas no te enseñan esto, el respeto a la vida, a los demás.

Read Full Post »

Les comparto este artículo que mi tío Alex me envió:

Crueldad hacia los animales

La intención de proteger a otras especies no es un capricho ni una moda; parte del afán de defender a quienes no pueden reclamar sus derechos y de promover valores de respeto en la niñez.

Gustavo Larios Velasco
El Universal
México, DF Jueves 29 de enero de 2009

La palabra animal proviene del latín anima, que significa alma, soplo o aliento vital. Un ser animado es un ser dotado de vida. Los humanos somos una especie animal emparentada con los chimpancés; sin embargo, las teologías y filosofías occidentales han creado un ego especisista (discriminación por especie) que obstaculiza la aceptación de nuestra animalidad. Hay  un cierto estatus semidivino para lo humano.

Se ha llegado a decir que los animales no tienen alma o que los humanos no somos animales. La ignorancia del significado de la palabra animal está relacionada con el antropocentrismo (sólo las necesidades humanas importan) o el especismo, alimentados desde las religiones judeo-cristianas hasta una ciencia carente de ética. Un científico que tortura a animales en un laboratorio (muchas veces para obtener resultados ya conocidos) viola la regla de oro de la ética, pues a él no le gustaría que le hicieran lo que él le hace a los animales no humanos con los que experimenta. Carece de consideración a la vida y a la capacidad de sufrir de otros seres; no tiene conflicto moral con ello, al igual que un cazador o un torero.

Cualquiera puede observar las manifestaciones de dolor y desesperación en animales como venados, becerros o ratones, y para un profesionista es absolutamente claro que por lo menos quienes tienen un sistema nervioso central sufren igual o más que un humano. Entonces, ¿por qué algunos humanos, siendo más o menos ignorantes y más o menos inteligentes, les causan dolor y muerte?

Charles Darwin hablaba del círculo de la moral, explicando por qué algunos humanos normalmente pacíficos y hasta compasivos en su esfera social solían ser crueles o indiferentes ante el sufrimiento de seres ajenos a tal esfera.

En la medida en que se es más primitivo, el círculo moral está más limitado; la consideración hacia las necesidades de los otros se vincula con cercanía y semejanza: en las tribus existía la necesidad de protegerse como grupo y el motivo para cuidar de los miembros del mismo radicaba en obtener seguridad, más que afectos o compasión. En momentos más evolucionados se fue desarrollando la consideración hacia seres no tan parecidos. Es fácil ser tolerante hacia los más semejantes y discriminador ante los diferentes: por color de piel, lenguaje, biotipo o hasta por género, edad o forma de pensar. (más…)

Read Full Post »